cuando el motor no arranca

Cuando el motor no arranca

Por culpa del frió, la humedad y el exceso de trabajo, el arranque de algunos automóviles plantea problemas, sobre todo cuando ya tienen algunos años encima o no están bien cuidados.
Si esto ocurre, habrá que proceder con un cierto orden, primero para conseguir ponerlo en marcha y luego para detectar el motivo de la avería, y corregirlo, si es posible, por nuestro propios medios.
Cuando giramos la llave de contacto y el motor se niega a ponerse en marcha, lo mejor es no precipitarse. Si el motor de arranque no gira en absoluto y le hacemos trabajar machaconamente, a la busca de una respuesta que no llega, podemos sumar a la avería original otra por agotamiento de la batería y exceso de flujo de gasolina.
Los primeros pasos son: verificar

El motor de arranque
Flujo eléctrico
La alimentación

 

El motor de arranque

Si al accionar la llave de contacto el motor de arranque no ofrece ninguna respuesta, primeramente debemos verificar los cables, estos han de tener un impecable apriete, tanto en el terminal de la batería como, muy especialmente, en el que se enlaza con la carrocería; cualquier fallo en la masa implica numerosos problemas eléctricos.
Verificar si la batería no está agotada, y para ello basta con encender las luces, pulsar la bocina y ver si aquéllas pierden intensidad. A no ser que se aprecie una acusada caída de la intensidad de las luces.
Seguidamente se controlara los cables de alimentación del motor de arranque, de estar bien las conexiones, queda clara que algo impide el giro de este potente motor eléctrico. El agarrotamiento puede haberse producido por un simple acuñamiento entre los dientes de uno y otro, que se podrá reparar metiendo la directa y dando ligeros empujones de vaivén, que permite un movimiento de motor capaz de soltarse los piñones agarrotados
Si el problema es mas grave, habrá que desmontar el arranque, operación no complicada, pero que requiere un cierto tiempo

 

Flujo eléctrico
El primer paso consiste en verificar todos los cables, para ver si alguna conexión está floja o suelta; si no es así, se ha de sacar un cable que va del delco o distribuidor, a la bujía, y se accionara el arranque manteniendo dicho cable a un centímetro de la parte metálica. Si no salta chispa, se procederá a verificar el positivo que llega a la bobina, (se coloca el automóvil en contacto y por medio de una lámpara se hará la verificación). De lo contrario, los platinos funcionan correctamente y se a de pasar a verificar la tapa del delco.
 

Flujo eléctrico
La tapa se revisara, para ver si tiene humedad en su interior; de ser así, habrá que secarla mediante aire a presión o utilizando un trapo muy limpio. También puede emplearse para esta operación un producto antihumedad de los muchos comercializados.
Al margen de la humedad, la tapa del delco puede tener alguna fisura entre los terminales de contacto, avería bastante frecuente en la época invernal, sobre todo en coche de algunos años, ya que el material de esta tapa termina degradándose, y con los cambios bruscos de temperatura suelen producirle pequeñas grietas, estas grietas o fisuras en la tapa obliga a una sustitución inmediata.
 
La alimentación
Si el motor “da chispas” y el arranque gira correctamente, pero sigue sin ponerse en marcha pese a haber verificado posibles humedad o grietas en el delco, el fallo ha de ser de alimentación: una ojeada a ua bujia dira si esta “seca” o “humeda”, e incluso si el fallo proviene de un mal estado de las mismas. Tras combrobar la existencia de gasolina en el deposito, se retirará el filtro de aire del carburador para comprobar el funcionamiento del “starte” o estrangulador de aire, cuyo eje puede
estar agarrado. Verificar luego si llega gasolina al carburador, de no llegar gasolina, el defecto será de la bomba o de una obtrucción en la canalización. Verificada la bomba y las conecciones (que no estén obstruidas y flojas para evitar la entrada de aire al circuito).
Si la bomba manda gasolina, habrá de comprobarse el filtro y la limpieza general del mismo, pues sin duda alguna el fallo obedece a una obstrucción en el paso de gasolina, o una perforación del flotador, que ha inundado a ésta de gasolina.